23/7/14

Buenos Aires III: todo por un libro

Este post tiene mucho palabrerío y poca foto. Es una aventura que me mandé. Bear with me!


Para este viaje me había propuesto no planificar mucha salida y visita, para no enloquecer de ansiedad. Más bien dejar que las energías, la curiosidad y el día me fueran llevando y, en lo posible, sorprendiendo. No me salió mucho porque Buenos Aires está llena de cosas interesantes y simultáneas pero así y todo dejé lugar para lo fortuito y la improvisación. Yo me había ido con una misión (mentira, unas cuantas): conseguir un libro (el que mencioné al final en este post). No iba a ser fácil porque está descatalogado y olvidado. Solo me había aparecido en la web de Librerías Santa Fe, con un cartel que decía “consultar disponibilidad”. Mala señal.

Durante el primer día en Buenos Aires, en mis recorridas por Av. Corrientes, entré en practicamente todas las librerías a preguntar por el y nada. Ni noticias. Algunos incluso me sugirieron ir a los parques donde venden usados o recurrir a Mercado Libre. Casualmente, antes de viajar yo había encontrado el libro allí. UN vendedor lo tenía. Así que esa sería mi última carta para ganar el juego. Cuando la lista de librerías se me agotó, empecé a considerar la compra en ML, todo con la asistencia de mi iPod touch más el wifi del hotel, que colaboraba bastante. Consulté al vendedor y me informó que estaban en Villa Urquiza. ¡Oh, demonios! Más lejos del centro no podía ser, ¿no? Cuando yo ya descartaba la compra definitivamente, toi me tiró un detalle vía mail que yo ignoraba y me devolvió la esperanza: el subte B me llevaba directo a dicho barrio. Mi planito está muy desactualizado y Macri sigue extendiendo las líneas sin mandarme el memo correspondiente. El paso siguiente fue efectuar la compra – ¡mi debut en Mercado Libre!- y obtener los datos del lugar, que por los días y horarios para retirar el producto pintaba ser una librería. Y lo era. Llamé por teléfono, me aseguré de que tuvieran el libro y salí, entusiasmada, a tomar el subte rumbo hacia Villa Urquiza. Después de media hora de viaje, amenizado con vendedores y músicos callejeros, llegué a destino. Y si yo hubiese tomado la salida correcta habría estado en la mismísima calle de la librería, dos cuadras más arriba, pero no. Salí por otro lado y tuve que preguntar hasta dar con la calle Monroe (que según aprendí ahí no es /monrou/ como la actriz; se pronuncia tal cual se escribe). Minutos después tenía el bendito libro en mis manos. El único que existía a la venta en Argentina tal vez. Última edición: 1985. La felicidad que me produjo no se las puedo describir con palabras. La travesía de un extremo al otro de la Capital bien valió la pena. No atiné a sacarle fotos a la librería Martycer – como documento nomás, no lo ameritaba tanto su aspecto-. Lo único que quería era sentarme con un café, algo sólido para calmar el hambre y hojear el libro desenfrenadamente. Eso si lograba dejar de abrazarlo. 



La calidad de la foto es pésima pero es la foto que saqué en ese momento, con el iPod.

                     

9 comentarios:

  1. jajajajaj que momento!!! me re imagino!!! Me ha pasado de conseguir libros inconseguibles en los lugares más insólitos!!!!!! Besoss!!!

    ResponderEliminar
  2. ah pero ahora me muero de intriga!... de què va el libro?!! =D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, el libro trata sobre la vida de la primera dueña de la libreria Shakespeare & Company (la de Paris) y su relacion con todos los artistas y escritores de la llamada "generacion perdida", en los años 20 del siglo pasado. Eso inicialmente. Después cuando lo termine te cuento qué más incluye ;)

      Eliminar
  3. awww ♥
    sí, acá monroe es monróe, pero roosvelt es rusvelt, complejo :P

    ResponderEliminar
  4. Hace años, cuando todavía tenía la librería salió reseñado en la Ñ creo, y traté como loca de encontrarlo y no pude!!! Ya me llegará algún día!!!!

    ResponderEliminar
  5. me alegra muy mucho que todo ese viajecito te salió redondo! ;)

    ResponderEliminar
  6. uy suena re interesante el libro! que bueno lo conseguiste!

    ResponderEliminar
  7. que loco!. Para vos tanta odisea!.Estabas a unas cuadras de mi casa . Se ve que saliste por la boca de subte que da a Roosevelt. Igual es todo nuevo, es medio confuso dar con la salida correcta. Y te comento, a pesar de la vorágine comercial de Villa Urquiza, creo que diste con una de las DOS pocas librerías que hay en el barrio!. TRISTISIMO. Hice una observación al respecto en el grupo del barrio en facebook, pero pocos se jactaron. ESO SI, para para pelearse por boludeces, son todos mandados XD. Lo importante es que diste con lo que querías!

    ResponderEliminar
  8. Tesoro encontrado, qué satisfacción!

    ResponderEliminar

¡Gracias por leer y comentar!