27/7/16

Cosas lindas para compartir

Practicamente a diario voy encontrando cosas (léase: blogs, instagrams, gente, canales de youtube, podcasts) que me atrapan de forma tal que me paso HORAS mirando todo lo que esa cosa ha subido/publicado. Y cuando digo horas no exagero. Es como si me sumergiera en un mundo nuevo y apasionante, inspirador, que me da ganas de hacer algo similar y suspiro de envidia y admiración. Mi nuevo pasatiempo favorito es encontrar nuevas cuentas de Instagram y ver todas las fotos publicadas hasta llegar a la primera. Una locura, lo sé. Pero ¡la de cosas lindas que veo! Me quedan los ojos llenos de ideas. 

Esta lista que sigue es de algunas de esas cosas que he ido encontrando y quiero compartir, porque de eso se trata la comunidad bloggera, ¿no? Aviso por anticipado que están habladas y escritas en inglés. Perdón si eso limita la apreciación pero, al menos con las imágenes, no se necesita otro lenguaje para disfrutarlas. Después de todo es lo que yo genuinamente "consumo", ya me conocen bastante, así que al que le sirva, ¡que aproveche!

The little library café - Baking fiction

Este blog lo encontré gracias a un twit del diario inglés The guardian y enseguida compartí en mi Instagram. Kate es una australiana que hace tiempo vive en Inglaterra y en su hermoso blog se dedica a cocinar las comidas mencionadas en sus libros predilectos. Las fotos que acompañan cada receta son preciosas. Las historias también. Me dio ganas de leer TODOS LOS LIBROS TODOS (y de hecho busqué en mi biblioteca algunos de los que menciona, releí, dejé a mano, miré con cariño...). Ultimamente no ha estado posteando mucho pues está terminando de escribir su primer libro pero cada tanto aparece algo publicado. La pueden seguir en Instagram de paso, allí publica más seguido.



Pablo Strong vlogs

A Pablo lo descubrí (¿ven? todo es gracias a otro en el mundo social de las redes) en un video de Ed Pavez. Es inglés, fotográfo amateur, cantante lírico y tiene un canal en Youtube bastante nuevito. Suele filmar vlogs paseándonos por Londres, explicando técnicas fotográficas o testeando cámaras, todo mientras saca fotos que luego inserta dentro del vlog mismo. Es muy agradable, se le entiende perfectamente y las fotos son de una curiosa originalidad, típico de un peatón observador de los detalles. Les dejo un video de muestra. También está en Instagram.




Desert Island Discs

Esto es probablemente lo que más felicidad me produjo. Desert island discs es un programa de BBC radio 4, conducido por Kirsty Young. En cada emisión (de una hora) recibe un invitado, que suele ser una personalidad de la cultura o espectáculo, científico, político, artista, deportista, etc., toda gente conocida e interesante, que comparte historias de vida relacionadas con músicas. Es un espacio de entrevista íntimo y acogedor, donde el invitado se sincera, emociona, ríe, recuerda parte de su historia. Una delicia que vengo escuchando en dosis medidas porque, si bien hay más de 1500 programas subidos en iPlayer emitidos desde 1942 a la fecha, tengo miedo de agotarlos sin darme cuenta. Se pueden escuchar en la página o descargar en mp3 (en la versión descargable las canciones no están completas por cuestiones de derechos). La lista de invitados es increíble. Busquen que, entre 10 ignotos (para nosotros), van a encontrar varios conocidos. Para escuchar con auriculares, en un momento de paz y a solas. ¿Mi preferido? el de David Tennant (de 2009), POR SUPUESTO.

Emily Hogarth

Es una artista del paper cut y sus creaciones son preciosas. No hay mucho más que agregar para convencerlos de seguirla en Instagram. A sacar los cutters y el papel del cajón y rogar que la inspiración nos invada.



Por ahora, los dejo con estas cuatro sugerencias. Seguramente muy pronto tenga más porque mi búsqueda no descansa y la internet es gloriosamente infinita.




23/7/16

Renegade Craft Fair, en Brick Lane, London

El último sábado que pasé en London me fui a pasear al este de la ciudad, ya que justo justo se realizaba la gran feria de diseño y artesanías llamada Renegade Craft Fair (que también se hace en otras ciudades del mundo, especialmente en EEUU).  Me enteré de casualidad gracias a una de las participantes, que yo sigo en Instagram hace rato. Era la oportunidad de conocerla en persona y de paso ver otros artesanos talentosos. La feria se realizaba en un gran galpón llamado Old Truman Brewery, que tiempo atrás perteneció a una cervecera. Es un lugar super popular donde siempre se llevan a cabo ferias y muestras por el estilo. Me costó mucho encontrar la famosa calle Brick Lane pero seguramente fue por mi falta de ubicación. Y después de dar varias vueltas en círculo, preguntar a desconocidos y putear en dos idiomas, ENCONTRÉ la calle y la feria. Llegué justo al mediodía y el barrio estaba en su punto de ebullición, a pesar del frío y viento: mares de gente de todas las edades caminando por el Brick Lane Market, visitando puestitos de los productos más exóticos y comiendo platos al paso. 








(es solo una foto, señora, no se enoje)

Esquivé los obstáculos como pude y entré a la feria que también estaba llena de gente, como era de imaginarse. Adentro, la variedad de objetos en venta me dejó loca. ¡Me quería comprar todo! (qué raro, yo). Solo saqué algunas fotos y con el celular.











Los precios no eran muy accesibles, lo cual es lógico porque el trabajo y diseño artesanal tiene su precio y son productores pequeños. Por suerte, todos (o casi todos) aceptaban tarjetas. Algo que me sorprendió en mi lado más tercermundista. Los posnets móviles adosados a los celulares o tablets recién ahora se están ofreciendo en Argentina pero allá eran moneda corriente. Uno firma CON EL DEDO en la pantalla táctil y la factura te la envían por mail en el momento. Todo muy moderno (algo que también usé para pagar en un black cab y un café de Neal's Yard). 

Caminé la feria sin parar durante más de una hora, llenandome los ojos de cosas bellas y juntando cuanta bussiness card podía acumular en mis bolsillos porque son tan bellas y de diseño cuidado como los objetos en sí. ¡Esto es solo la mitad de las que me traje!


Si bien hubiese querido comprarle algo a cada artesano, me decidí por dos pins en dos lugares distintos. Uno, a And smile Studio, la chica que ya seguía en Instagram (y que encima es tocaya, aunque se escribe distinto), y el otro a Toby, de I like cats, que vende todas cosas con gatos, naturalmente, y no me pude resistir. 





Y acá les muestro los pins bonitos, que adoro con todo mi alma.


Y, de cierre, otro poquito de Brick Lane porque es muy vistoso:

















Espero que les haya gustado el paseo.
¡Hasta pronto!