5/9/16

Fin de semana en Norwich, UK

¿Seguimos paseando por la increiblemente bella Europa?

Voy a hacer un parate entre las anécdotas y fotos de London para contarles sobre mi agitado fin de semana en Norwich, ciudad que jamas habria visitado si no hubiese sido por una amistad de16 años. Les hago el flashback brevemente. En el 2000 empecé a tomar clases de conversación de Inglés en un instituto de Bahía Blanca. Lo interesante era que las dictaba un nativo inglés (novio de la dueña, argentina). Yo iba fascinada porque era la primera vez que podía usar mis conocimientos del idioma con alguien que no manejaba una palabra de castellano (o solo pocas). Comunicarme en ese idioma que tanto amaba, habiendo estudiado apasionadamente durante cinco años, era increíble, super gratificante. Por supuesto, me hice re compinche de Jem y me anoté en cuanto curso dictaba. Y, desde que en 2005 se mudaron definitivamente a Norwich, su ciudad natal, mantuvimos contacto via mail. Cuando le conté la noticia de que, después de años de invitaciones, IBA A IR A VISITARLO DE VERDAD, no me creyó. Pensó que le estaba haciendo un chiste (tantas veces le había dicho en joda que iba...). Y no, ¡era cierto! Al organizar mi estadía allí elegí hacerlo justo el fin de semana de Halloween. En este post previo ya les conté algo de esta parte del viaje, ¡disculpen la repetición!


Llegué en tren el viernes 30 de octubre a la tarde y me fui el lunes 2 de noviembre al mediodía. En esas escasas 40 horas que pasé en Norwich Jem se lució como guía local y me paseó por todos los lugares mas icónicos. Norwich es la capital del condado de Norfolk, en la costa este de Inglaterra. Queda a unas 2hs de London. Es una ciudad medieval hermosa, con ríos que la atraviesan, una famosa catedral y un castillo. Y además, infinidad de callecitas de piedra y edificios de estilo Tudor, muchos vestigios de la época Victoriana y también toques de modernidad envidiables. 







Caminamos como zombies hambrientos durante horas. Es muy curioso cómo la luz natural allá se percibe distinto. Las 11hs de la mañana de allá parecían las 15hs de acá. ¡Cosas de la geografía! El sábado, 31 de octubre, la ciudad estaba lista para celebrar Halloween. El centro estaba decorado con muñecos inflables y telarañas, en especial el edificio de la Municipalidad, a tono con el festejo. Incluso al atardecer, cuando todos se preparaban para salir a las calles disfrazados, en las calles se escuchaba sonidos espeluznantes, con gritos y otros efectos especiales, a todo volumen. Después de pasear toda la tarde y antes  de cenar mirando Doctor Who - luego les ampliaré este detalle- nos dimos una vuelta por el pub local, The Alex. Yo no tomo alcohol pero no me iba a perder la oportunidad de experimentar algo tan tradicional como una pint de cerveza "at the local" con un amigo inglés (bueno, yo tomé jugo de manzana pero igual me encantó todo lo que vi y oi). Entremedio hicimos algunas compras de comida y trámites por el barrio y yo iba disparando fotos a las ventanas adornadas con calabazas talladas e iluminadas y otras decoraciones ad hoc. ¡era una invasión! No les puedo explicar la emoción que yo tenía, parecía un chico... ¡HALLOWEEN! ¡DE VERDAD! El código indica que si hay una calabaza encendida, se les puede tocar timbre en la recorrida del trick-or-treat. Nosotros naturalmente no hicimos nada de eso pero nos cruzamos por el barrio con varios grupetes de niños disfrazados. Una noche que no voy a olvidar JAMÁS. 




Elm Hill, la calle más antigua de Norwich




el frente de Norwich cathedral



Pull's ferry
 Las siguientes seis fotos pertenecen al interior de la Norwich Cathedral











The Forum, el edificio moderno que aloja, entre otras cosas, a la Millenium Library y arriba las oficinas/estudios de la BBC local

en la Millenium Library se pueden alquilar todas las temporadas
 de Doctor Who en DVD

Y por fin, a las 20hs, nos sentamos a disfrutar un nuevo episodio de Doctor Who (aunque fue un embole atroz). El agregado de emoción es que Jem fue quien me inició en esto del whovianismo. Desde los primeros días, allá en el 2000, él me hablaba de la serie y yo no tenía ni idea, mucho menos interés. Era algo totalmente ajeno y desconocido, además por esa época no se estaba emitiendo. En 2005, cuando DW volvió a las pantallas, el me envió, ya desde UK, una lapicera de merchandising que emite varios sonidos de Dalek, algo que en su momento no supe apreciar en su totalidad y ahora atesoro como si fuera de oro. La cuestión es que el, año tras año, a la distancia, me siguió mencionando la serie, pues el la mira desde los comienzos en los 60s. Y recién en 2013, cuando se anunció un nuevo Doctor, justo en el año del aniversario de los 50 años de la serie (la mejor época para engancharse, debo admitir, EL HYPE por favor, la emoción, ¡las lágrimas!), yo por fin, cedí ante la curiosidad y empecé a mirar Doctor Who desde cero, en junio, apenas terminó de emitirse la series de ese año. Fue un viaje de ida. Los que me leen desde hace rato han tenido que soportar mi insistencia y he convertido a más de uno al whovianism, una pasión que ahora comparto con mi amigo Jem (y con Lucía y Fernando y Jessi y...¿cuántos más? ¡canten presente!). Me salió largo el relato, para variar. Es que ese viaje a Norwich no fue un paseo más. Traía consigo un reencuentro y la oportundiad de conocer esa ciudad tan hermosa que el me había descripto, con orgullo, infinidad de veces.


el pub del barrio, "The Alexandra Tavern" o solo The Alex para los amigos








The Royal Arcade por dentro
No tengo una sola foto buena con Jem para compartir, saqué una "selfie" pero la cámara frontal de mi celular es triste y se ve pésimo. Me pasa siempre que me encuentro con alguien, me entretengo con la charla y la emoción y me olvido de las fotos.

Ahora toca incluir la versión en inglés, para que el pueda entender mi agradecimiento ;)

Shall we continue with our trip around the incredibly beautiful Europe?
I’m going to take a break from the London posts and pictures to tell you about my hectic weekend in Norwich, a city I would have never visited if it weren’t for this 16 year long friendship. Allow me to do a quick flashback. In 2000 I started taking English conversation classes at an Institute in Bahía Blanca. The interesting bit about it was that they were taught by an English native guy (the owner’s boyfriend). I would attend each class happily because it was the first time I could put my English knowledge to good use with someone that didn’t speak Spanish (or just a little). Being able to communicate through this language I loved so much, having studied it passionately for 5 years, it was incredible, really rewarding. Of course, Jem and I became friends quickly and I took every single one of his classes. Ever since they moved, for good, to Norwich (his native city) in 2005, we've kept in touch by email. When I told him the news, that after many years of being invited, I WAS ACTUALLY GOING TO VISIT HIM, he didn’t believe me. He thought I was joking (I had joked about it so many times before…). But, no, it was true! When I sorted out my trip, I chose to spend Halloween’s weekend there. I arrived by train on Friday October 30th and left on Monday November 2nd. In those 40hs I spent in Norwich Jem was the perfect local tour guide and took me to all the most known spots in town. Norwich is Norfolk county’s capital, in the East coast of England. It’s a beautiful medieval city, with rivers that go through it, a famous cathedral and a castle. And also, several stone streets and Tudor buildings, a lot of features dating from Victorian times, and modern touches too. We walked like hungry zombies for hours. It’s funny how natural light looks different there. 11 o’clock in the morning there seemed to me like our 3pm! A geography trick, for sure. That Saturday, October 31st, the city was ready to celebrate Halloween. The city centre was decorated with inflatable characters and cobwebs, specially the City Hall. At sunset, when everybody was preparing to go out in costumes, they were even playing loud spooky sounds and other special efects on the street! After walking around all afternoon, and before having dinner watching Doctor Who – i'll come back to that later- we popped down the local pub, The Alex. I don’t drink but I wasn’t going to miss the chance to experience something as traditional as a pint of beer at the local with my English friend (ok, I just drank an apple juice but  still loved everything I saw and heard). Afterwards we did some food shopping and run some errands around the neighbourhood, and I kept taking pics of the windows and thresholds, adorned with lit carved pumpkins and other halloweeny decorations. It was like an invasion! I cannot explain to you my level of excitement, I felt like a kid… HALLOWEEN! FOR REAL! The code says that if the pumpkings are lit, you can go to that house trick-or-treating. Which we didn’t, of course, but we still saw many kids in costume. A night I will never EVER forget.
At last, at 8pm, we sat on the living room to enjoy a new episode of Doctor Who (which was actually a bit rubbish and boring). Watching it with him had an added value because he was the one who initiated me into whovianism. Since early days, around 2000, he would talk to me about the series and I had no ida, much less interest. It was somethig completly alien (pun intended) and unknown to me, besides it wasn’t even on the screen at that time. With its come back in 2005, Jem, now in England, sent me a merchandise pen which made Dalek sounds, something I didn’t completely appreciate then and now I treasure it like it was golden. The thing was that, year after year, he would mention the series, because he’s a fan from the early days. It was 2013, when the new Doctor was announced, just in time for the 50th anniversary of the series (the best moment in history to start watching, really, THE HYPE! the feels, the tears!), that I finally gave in into curiosity and started watching it, in june, just after that year’s series had ended. And it was a one way ticket. Those of you who’ve been reading me for a while know how obsessed I was with DW and I have even converted a few to whovianism, a passion I now share with my friend Jem (and with Lucia, Fernando, Jessi… how many more?, hands up!). The blogpost ended up being too long, as usual. But it was worthy because that trip to Norwich was not just another trip. It came with a lovely reunion and the opportunity to get to know that gorgeous city he had described, proudly, so many times before. 



9 comentarios:

  1. Ah pero te habías guardado este paseo! Que BELLEZA!! Juro que me transportaron las fotos, no me imagino estar en un lugar tan lindo, tan atemporal y moderno a la vez. Que privilegio!
    Y aguante DW!!!!! xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, lo estaba postergando nomás pero no había motivos para hacerlo. Es como salida de un cuento! AGUANTE DW!!! xD besos

      Eliminar
  2. I loved this post - how fantastic!! I am so so proud to live in Norwich and I love that you felt so at home here! You must let me know if you ever come back! xxx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, thank you Ellie! (can i call you Ellie?) I'm so glad you liked it. Of course I would let you know! Thank you for stopping by! xx

      Eliminar
  3. Ay pero qué hermoso lugar y tan cerca de Londres...esa callecita, la más antigua...qué hermosura! Me encantó la historia, cómo se dio el vínculo entre ustedes y qué buen guía resultó. Precioso, todo!

    ResponderEliminar
  4. Ay pero qué hermoso lugar y tan cerca de Londres...esa callecita, la más antigua...qué hermosura! Me encantó la historia, cómo se dio el vínculo entre ustedes y qué buen guía resultó. Precioso, todo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. viste? y el otoño la viste de unos colores impresionantes! Un guía de lujo tuve, además me hacía salir temprano así aprovechábamos el día, jajaja! Gracias! besos :))

      Eliminar
  5. ¿Cómo hacías para estar ahí y no llorar todo el tiempo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, la verdad. Un poco porque en esos días no paré de conversar y caminar y sacar fotos, y otro porque yo creo que el cerebro desarrolla algún tipo de mecanismo de defensa para no procesar TODAS las emociones que estás sintiendo realmente, porque si no, caés ahí de rodillas y llorás hasta deshidratarte. Y te traen en avión sanitario. Muchas veces, ahí y en Londres, me colgaba mirando las casas y cualquier otro detalle mínimo, pensando "nolopuedocreer", sosteniéndome la mandíbula.

      Eliminar

¡Gracias por leer y comentar!