2/7/14

Lo que encierra (o libera) un libro

Hace unos días terminé de leer, por fin, "Paris era una fiesta", traducción simplista del original "A moveable feast" (un festín móvil), el libro que Ernest Hemingway escribió (más bien armó, en base a notas), tiempo después, sobre sus años en Paris junto a los demás artistas de "la generación perdida", allá por 1920 y pico. Lo compré en febrero de 2013 y a las pocas páginas me aburrió. Quedó pendiente en mi estante, hasta que este año, ya no recuerdo bien por qué lo retomé y me acordé que, si lo conseguía en inglés, seguramente me iba a resultar más interesante y llevadero, y así fue. 


Lo terminé de leer en su idioma original y luego volví al traducido porque son dos ediciones diferentes y sus contenidos varían en parte, asi como también el orden de los capítulos (el libro fue editado post mortem por su viuda, y más adelante reeditado con modificaciones por su nieto no hace mucho). Lo interesante de estos libros (y de todos, bah) es que te llevan a leer otros,  porque mencionan obras de otros artistas, o te hacen ver películas, que a su vez te hacen investigar sobre música, o a prestarle atención a programas en TV... y conocer más de la Historia y algo más por allá, y otro poco por acá. No sé si a ustedes les emociona esto pero a mi me fascina, maravilla. Me entusiasman las infinitas posibiliddes de aprender y conocer más. De que todo libro es un ovillo interminable, que nos va guiando hacia cosas nuevas e interesantes. Me da cierta tranquilidad saber que jamás me aburriré mientras pueda leer (y conserve mi curiosidad). Mi problema es controlarme, ordenarme, porque mi ansiedad me lleva a querer leer todo, ver todo, visitar todo, investigar, comparar, oir. Y todo, naturalmente, YA.

¿Les cuento para dónde rumbeé por culpa de A moveable feast? En principio, volví a mirar "Midnight in Paris", que retrata precisamente toda esa gente y esa época. Luego quise leer The Great Gatsby, pero aún no empecé. Estuve googleando sobre los "hitos" parisinos que frecuentaban Hemingway, Fitzgerald, Ezra Pound, Chagall, Picasso, Gertrude Stein y compañía. Y me salió aquel post sobre Chagall (en coincidencia con un documental de TV). Y busqué sobre Jean Cocteau, de quien ignoraba todo. Y hasta coqueteé con empezar (una vez más) a leer Rayuela, pero eso será en otra etapa. Por ahora estoy en la peregrina búsqueda de este otro libro, casi inconseguible. 

Ah, y para hacerla completita, volví a empezar A moveable feast, para releer los primeros capítulos -los que me aburrieron- pero ahora en inglés. 

Afortunadamente, continuará ;)


6 comentarios:

  1. Eso mismo que vos hacés, lo hago yo. Leo un libro y hacen referencia a otros y allí voy, a investigar. Veo una película basada en el cuento de algún autor desconocido para mí y rumbeo para allá. Leo un post que me llega tanto como este y me tiento con A moveable feast que nunca leí, recuerdo lo maravilloso que me resultó Gatsby en su momento, sonrío y me propongo buscar a Hemingway en inglés y Rayuela para darle la bienvenida a Cortázar. MAGIA.

    ResponderEliminar
  2. Qué lindo lo que contás! "Me da cierta tranquilidad saber que jamás me aburriré mientras pueda leer (y conserve mi curiosidad)." --> eso es fantástico!!!!
    Para continuar con esta cadena de conexiones y ganas de más, me diste ganas de leer Paris era una fiesta. De Heminway solo leí El viejo y el mar que me gustó muchísimo, pero muchísimo
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Todo tiene un momento y un lugar :) Los libros también

    ResponderEliminar
  4. Hola Vix!!...que justo hará unos dos meses terminé de leer "París era una Fiesta", en castellano, la misma traducción que vos mencionás, solo que una edición del '83, viejita, linda...También me costó engancharme, pero medio que me obligué a terminarlo...Lástima no saber inglés para leer la versión original...
    Es como vos lo describís, un libro hace de "hipertexto" y uno va enganchando con otros textos, investiga, ves pelis o documentales...mientras exista un libro nunca nos aburriremos, a Dios gracia!
    Me encantó este post...
    Beso grande!

    ResponderEliminar
  5. Qué lindas palabras Vix, con mis hijos mi costumbre de leer largo y tendido se me fue esfumando pero qué ganas me diste de retomar pronto (largo y tendido) esa pasión lectora. Los libros tienen algo que no tiene la compu, la tele, es algo tan íntimo, tan de conexión con las ganas e interés de uno, de decisión y concentración y, por supuesto, de placer por descubrir ese mundo que te espera. Yo siento eso, que los libros nos esperan, esperan que les saquemos el velo y encontremos nuestras propias fantasías e interpretaciones para darles vida. Feliz semana Vix. Caro :)

    ResponderEliminar
  6. Tremendas ganas de leer me diste con este post, y con tu búsqueda de Sylvia Beach y con tus fotos de buenos aires...
    El placer de la lectura tiene eso, que es contagioso, que te abre mundos nuevos, que no tiene fin nunca.

    ResponderEliminar

¡Gracias por leer y comentar!